Una Historia Sin Tiempo


Autor: Salvador Guillermo Muñoz

Una Historia Sin Tiempo

http://www.laprensa.com.ni/blog/2011/08/29/una-historia-sin-tiempo.html#more-4334

Esta es una historia que se dio hace mucho tiempo, sin embargo, sigue siendo tan válida y vigente hoy como antes, ya que las migraciones de centro americanos hacia Estados Unidos de América y algunos de los países de Europa, sigue viento en popa, a pesar de las restricciones que existen en estos países para detener el flujo de ilegales, sin lograrlo completamente.

Toda historia tiene un comienzo y tiene un final, ambos extremos entretejen la vida de aquellas personas que buscan mejores oportunidades en la vida. En este caso particular, se trata del caso de Jose Francisco Lebrón Espinoza, de veinte años de edad, quien era un hombre afortunado, muy trabajador, sin vicios, muy formal y había conocido a su actual esposa, Camila Saravia, de 17 años de edad, cuando eran todavía muy jóvenes. Se habían enamorado y se acompañaron cuando ambos estudiaban en la “Escuela Mercantil”, de la Ciudad de Chinandega. Sin embargo la familia se encuentra en crisis por la situación económica, es así que emprende un sueño de tener una mejor oportunidad de trabajo en el país del norte, el quiere vivir el sueño americano en carne propia.

Era la década de 1970, ambos habían creado una familia, había procreado cuatro hijos, todos varones, con edades que oscilaban entre los 5 y los 12 años. A ella le gustaba mucho el nombre de Francisco, porque eran devotos de San Francisco, sin embargo no querían que todos se llamaran Francisco, así es que decidieron, ponerles: Francisco al mayor, luego en forma sucesiva les pusieron los nombres de: Chico, Paco y Pancho, que son los seudónimos de Francisco. Todos eran unos chavalos muy estudiosos y además de buenas costumbres, bien conocidos del barrio Guadalupe. Vivian en una casita en la curva de la calle hacia el cementerio, su mama, tenía una pulpería: “El Gallo Madrugador”, donde vendía productos básicos de primera necesidad

Jose Francisco era un hombre muy trabajador, le gustaba madrugar y escuchar los cuentos de Pancho Madrigal, que deleitaban a la juventud de esa época en Nicaragua. Le gustaba escuchar la música de Otto de la Rocha, de los hermanos Mejía Godoy, además del cantautor Jorge Paladino, con la cumbia Chinandegana, la cual ponía en la Rockonola del restaurante de la Julia Herrera, la escuchaba varias veces, siempre andaba monedas de un chelín y ese era el valor de una canción, aunque él no tomaba licor, le gustaba visitar ese lugar por que siempre encontraba personas conocidas, a quienes le hacía mandados, así se ganaba los reales honradamente. Le gustaba ir al cine “Edén”, a ver las películas de Pedro Infante, de Cantinflas, de Carlos Gardel, de quien escuchaba los famosos tangos, era un hombre de una vasta cultura musical que había heredado de su padre Don Loncho Lebrón.

Unos de sus paseos favoritos era abordar el bus pelón en la esquina del parque central. Les gustaba dar varias vueltas en el bus que tenia diferentes recorridos, se iba a veces para el cementerio, otras veces en dirección al calvario, otras al desvío a Corinto y León, en la rotonda, luego regresaba para salir de nuevo del parque central, cobraban un chelín y por dos personas cobraban cinco reales, además les gustaba comer raspado con sirope de tamarindo, ese era la diversión de la familia Lebrón y luego iban a ver las películas del matiné del cine “Nela”, el “Edén” o el “Alhambra”, todos eran cines que cobraban una entrada de un córdoba o dos córdobas en las horas diurnas, en algunos casos en los cines regalaban penecas o pasquines, que eran unas revistas de colección, que luego se intercambiaban con los demás chavalos.

A todos los chavalos de la época les gustaba citarse con sus novias en los cines durante las funciones nocturnas, allí se daban cuenta quienes andaban en parejas, quien era novia de quien, para luego hacerles bromas.

Los paseos del fin de semana eran en el tren o el carril hacia Paso Caballos, o el balneario de el Chorizo o Costa Azul en Corinto. También les gustaba ir al realejo, a Potosí, para ver el ferri, que circunnavegaba del puerto de la Unión en El Salvador hacia Potosí en el Municipio de El Viejo, en el departamento de Chinandega. Era un lugar turístico donde viajaban los comerciantes para vender y transportar sus mercaderías por el ferri o por medio de lanchas de motor fuera de borda.

La Camila era una buena cocinera, y vendía comida por encargo, aprovechaba prepararle a Francisco y sus cuatro hijos, su gallo pinto favorito, le agregaba el queso frito. Compraba en el mercado los quesillos de Nagarote y de La Paz Centro, preparaba la carne asada con plátano frito, café negro, los nacatamales en fines de semana, el vaho, la yuca con vigorón, el chancho con yuca, acompañado del tiste, cacao con leche, chía, linaza para refrescar los riñones por el gran calor que hace en esa zona.

A Camila Saravia le gustaba andar en coches, eran los taxis de la época, eran halados por caballos y cobraban un chelín, cinco reales, siete y medio, un córdoba o dos córdobas, dependiendo del número de personas y de la distancia. Por ejemplo, del Barrio de Guadalupe hacia el mercado central, llevando los bultos de las compras, pagaba un córdoba al cochero, quien la transportaba hasta la pulpería.

En ese tiempo todavía habían calles empedradas, tenían unos pretiles o bordes, que hacían que el agua bajara mas suavemente, los inviernos eran copiosos y los ríos crecían y se desbordaban, haciendo difícil circular por los puentes, algunas veces habían inundaciones. El agua cubría grandes zonas de los barrios Guadalupe, El Calvario, la calle al cementerio, la Carretera a El Viejo, entre otros lugares.

Esa era una época donde predominaba el cultivo del algodón, eran tiempos en que se conseguía trabajo muy fácilmente, llegaban los tractores y los tráiler a recoger a los trabajadores a la estación del tren para que fueran a las haciendas que se encontraban en los linderos de la carretera de los millonarios. En este tiempo había rumores de revueltas sociales, sin embargo faltaban algunos años para que se diera la guerra civil que marcaria el rumbo actual de la economía y la sociedad en Nicaragua.

Para poder vivir el sueño americano se necesitaba mucho dinero o reales, por ello Jose Francisco, con grandes esfuerzos y pidiendo prestado a su familia logran vender los terrenitos que tenían en Telica y Quezalguaque, además de las tres yuntas de bueyes, los 16 chanchos, para poder pagarle al coyote que le llevaría a su destino final.

La fecha que acordaron con el coyote para salir hacia el norte, era un día muy triste y nublado del mes de junio del año 1970. El coyote citó a Jose Francisco para reunirse en el bisnes ( Busssines), un lugar desde donde salen los buses hacia la frontera con Honduras denominada “El Guasaule”, en Somotillo, y luego de ese lugar trasladarse hacia la frontera de “El Amatillo”, en la frontera con Honduras y El Salvador.

En esa fría mañana, Francisco salió, antes que cantara el gallo ya se había vestido. En la casa se levantaron todos para despedirlo, llorando todos los chavalos y la esposa, esperando que tuviera una buena oportunidad y que le fuera bien en el camino, pidiéndole a Dios y a San Francisco que le cuidara y que llegara bien a su destino.

Tomó el busque le condujo hacia la frontera del Guasaule, donde se reunió con el coyote o pollero, le pago los tres mil dólares que había logrado reunir para que lo cruzara por los países del área ( Honduras, El Salvador, Guatemala, México) y llegara sano y salvo a su destino en Los Ángeles, California, en los Estados Unidos de América. Desde allí pensaba trabajar unos meses para poder ir a Miami, donde le habían comentado que vivía una gran colonia de nicaragüenses.

Con grandes dificultades lleg{o a su destino. En esa época era más fácil pasar la frontera como ilegal, a sabiendas que no podía hablar el idioma inglés, se entendía con señas con los acompañantes en el viaje, posteriormente después de una semana de intenso viaje, llegó sano y salvo a la ciudad de Los Ángeles, en California, USA, en donde logró que le acomodaran en un apartamento pequeño donde dormían quince personas hacinados en el suelo. Logró vivir unas semanas con lo que llevaba escondido en su pantalón, luego pasaron los días y no conseguía trabajo, hasta que un amigo le dijo que en los restaurantes de los mexicanos no pedían papeles y podía hablar en su idioma, aunque sonaba diferente a la forma como hablaban en Nicaragua, logró que le dieran un empleo y que le dieran donde dormir, además de darle la comida, a cambio era el vigilante nocturno por media paga.

Pasaron los días y luego se hicieron semanas, cuando por fin envió una carta a su familia, en donde les comunicaba que pronto le iban a conseguir los papeles para que la migra de Estados Unidos no le molestara, por el momento les dijo que había conseguido trabajar ilegalmente, mientras un abogado conocido de un pariente suyo le tramitaba una residencia temporal o un permiso de trabajo que era conocido como TPS. Les explicaba que tenía que trabajar en un restaurante por la mañana y tarde, que por la noche era vigilante de allí mismo por media paga y que los fines de semana salía ha trabajar con un pariente haciendo la yarda, o sea que trabajaba en la jardinería, para poder pagar los biles ( Bill) de agua, teléfono, luz, le cobraban impuestos, aunque no sabía con ciencia cierta si los dueños del negocio pagaban o no los impuestos al gobierno, sin embargo, en cada cheque le descontaban entre un diez y un veinte por ciento, el día de pago le pagaban en efectivo, porque no tenía cuenta bancaria, para poder cambiar los cheques.

La Camila por su parte en Chinandega hacía frente a los compromisos, trabajando de lavandera en los días lunes, luego los demás días en la pulpería, además de vender fritanga y platos típicos, para poder sostener a sus cuatro hijos, de esa manera seguía apoyando los esfuerzo que hacia José Francisco en el país del norte. Ella soñaba que un día regresara a llevársela con sus hijos para poder vivir en mejores condiciones, para darle un futuro y mayor estabilidad a su familia.

Los meses se hicieron años y los años se convirtieron en décadas. Después de tantos años transcurridos, la situación de trabajo y la situación legal de José Francisco no ha cambiado mucho. Aún no ha podido legalizarse, le ha seguido pagando al abogado para que le renueven el Permiso Temporal de Trabajo o TPS, de esa manera se mantiene consiguiendo pegues o trabajos a destajo, ha logrado aprender una parte del idioma por que se le hace difícil poder hablar en español, mucho más difícil es poder hablar en inglés, sin embargo, ha decidido seguir adelante.  Ya tiene unos ahorros y sigue ayudando a su familia a quienes les manda dinero o reales por medio de una agencia reconocida. No ha logrado ver a sus hijos ni a su esposa, desde que se vino de Nicaragua, sigue creyendo que algún día va a poder llevarse a sus hijos y sus familiares. Según le cuentan en las cartas que le escriben, Camila le sigue esperando que regrese, sus cuatro hijos, son padres y abuelos, cada uno tiene su propia familia y le ayudan a su madre, quien sigue pensando que algún día se cumpla el sueño americano de la familia.

El piensa que en unos años mas podrá pagar la traída de su familia, ya sea por medio de coyotes o si logra arreglar su situación legal para obtener la residencia. De todas formas tiene la certeza de que debe seguir e insistir. Ya la situación sentimental quedó atrás, antes no podía ni dormir y lloraba todo el tiempo pensando en sus hijos y su esposa, ahora ya superó esa etapa, ya siente más seguridad y alegría cada vez que les manda dinero, sabe que ellos viven mejor, de vez en cuando les manda electrodomésticos o comestibles, por medio de cadenas conocidas de empresas que ofrecen el servicio por internet. Tiene un amigo que le hace las compras por internet, le hace los depósitos y los pagos. Le tiene confianza, este amigo lo recogía de la calle cuando se quedaba sin reales y no tenía trabajo, es como su hermano y eso es raro encontrar en el país del norte, donde la gente se ha vuelto muy materialista, tanto tienes tanto vales, pero en su caso se siente dichoso de contar con un apoyo de verdad.

Decía José Francisco, con una gran tristeza reflejada en el rostro, que: “La vida en el país del norte es muy difícil, se tiene la mente y los pensamientos, con los sentimientos puestos en la familia. Es una tortura permanente”, dijo apesadumbrado que los primeros meses “me quería regresar a mi país, aunque sea a comer mi gallo pinto con mi cafecito, añoraba mis viajes a las playas con mi familia, me gustaba mucho recordar todo aquello que permanecían aguijoneándome en la mente, vivía como perdido en otro mundo, las cosas materiales no compensan nunca la pérdida de la familia, los hijos y los nietos, ya crecieron, ya pasaron por tantas situaciones que me he perdido, cuanto daría por volver a verlos y decirles lo mucho que los quiero”.

Tanto Camila como José Francisco siguen solitarios, sin pareja, no han logrado olvidarse uno al otro, siguen confiando que algún día estarán todos juntos de nuevo, aunque ambos tienen sienes plateadas, ya no son los jóvenes que solían ser, tienen muchos sueños que no han logrado realizar, sufrimientos que no lograron compartir, dichas que tuvieron, celebraciones de cumpleaños, graduaciones, quince años, primeras comuniones, bautizos, de las tres generaciones, son momentos que solo se dan una vez en la vida, es donde se pregunta “¿vale la pena cambiar mi destino, la familia a cambio de la estabilidad económica”, todos nos preguntamos eso alguna vez en la vida.

La moraleja de la historia es: Todos buscamos tesoros en otros lugares, cuando lo que verdaderamente es más valioso en esta vida es la familia, que aunque logremos una situación económica más holgada, nunca compensaremos dejar de ver crecer y desarrollarse a nuestros hijos, ni a nuestros nietos, nos perdemos aquellos momentos valiosos, en que todos ellos y ellas fueron pasando por distintas etapas y no estuvimos allí para ayudarles, para conocerlos, para acompañarlos, para aconsejarles, a sabiendas que el dinero no lo es todo en la vida y nunca compensaremos nuestra ausencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s